Saltar al contenido

INSTALACIONES

La Casona es un pequeño hotel rural de nueve habitaciones, decoradoras cada una de ellas de una manera diferente, damos mucho valor a los elementos arquitectónicos y materiales comarcales que nacen de nuestro entorno y medio ambiente, como la madera natural de los arboles de la zona, la piedra Berroqueña y de Mangirón o muebles recuperados y restaurados.

Los interiores de piedra fluyen de manera conjunta con la madera y con los suelos de cerámica y pizarra.

Todo ello se combinan de manera espontánea con una selección de objetos campestres, de labranza, utensilios de cocina y aperos de cantería, jarrones de barro y tablas de lavar la ropa, entre otros.

Pequeños tesoros encontrados y traspasados de generación en generación que conservamos con mucho cariño. Estos se integran con otros elementos contemporaneos y así unimos nuestro pasado y presente.

En el hotel plasmamos lo nuestro, lo actóctono, y sentimos que se respira la vida rural de la sierra norte madrileña, nos encantaría que tu también lo percibieras.

Spas e Hidromasajes Privados

Uno de nuestros tesoros y lo que hace que La Casona sea un lugar mas especial o característico, son nuestras habitaciones con Spa-Hidromasaje privado.

Mens sana in corpore sano. Para muchos el hidromasaje es la sensación perfecta para liberar las tensiones acumuladas a lo largo de la semana. Un momento de relajación absoluta y desconexión que aporta numerosos beneficios tanto al cuerpo como a la mente.

El agua calentita y la presión ejercida al producirse el hidromasaje hace que tu cuerpo libere tensión y endorfinas reduciendo los síntomas del estrés y la ansiedad en un estado de paz y máxima tranquilidad.

Cuatro de nuestras nueve habitaciones disponen de este servicio, así que si si te gustan los baños relajantes y de burbujas y quieres complementar tu estancia con este particular oasis de bienestar echa un vistazo a nuestras habitaciones con Jacuzzi:

Jara – Peonías – Atalaya – Almenara

¿Te animas a probarlo?

 
Un Luminoso Salón…

El Hotel a parte de sus nueve habitaciones dispone de zonas comunes. Un hall sencillo que te da la bienvenida, nuestra entrañable recepción y un amplio salón muy luminoso, donde te serviremos el desayuno cada mañana.

Este también sirve como espacio multifuncional. Te invita a leer o intercambiar experiencias con otros huéspedes al caer la noche, puedes trabajar con tu ordenador si te queda algo pendiente de la semana, jugar a algún juego de mesa o mantener una agradable conversación.

Una chimenea de Pelet deleitará tus tardes de Otoño e Invierno.

El Exterior y La Amplia Terraza

Al llegar a la Casona un gran portón de madera te dará la bienvenida, y al entrar encontraras nuestro jardín-terraza.

A la derecha tenemos un extenso porche de madera para disfrutar de la sombra en los días de sol. En El podrás merendar o comer un tentempié, leer un libro o simplemente estar. Por las tardes es un lugar ideal para poder jugar a cartas o juegos de mesa.

En el centro del patio hay un precioso carro de labranza del año 1800, que te teletrasportará a los años donde este era el principal medio de transporte, tirado por los majestuosos bueyes.

Un pasillo de piedra te dirigirá a las habitaciones que dan al patio y poseen su propia terraza privada.

La fachada de la Casona combina la piedra y la madera, en el lado derecho verás tres grandes balcones de tres de nuestras habitaciones. Nos encantan las persianas de las habitaciones que dan al patio, están confeccionadas a medida y a mano por un artesano Valenciano que teje con una maquina antiquísima.

Estamos atentos para escuchar tus sugerencias, pues cada vivencia es una fuente inagotable de ideas que nos pueden ayudar a mejorar. Tenemos un afán por mejorar cada día; la casa, las instalaciones y los pequeños detalles para que te sientas lo mas agusto posible

EN FR DE ES